La cuidaba muchísimo a su planta. La regaba y no dejaba que nadie más se hiciera cargo. Pero hubo un detalle que nunca tuvo en cuenta: era artificial.

«Tengo esta planta hace más de dos años. Estaba muy orgullosa de mi planta, tenía un color hermoso, era perfecta. La tenía en la ventana de mi cocina y no permitía que nadie más la regara», comentó la mujer en un posteo de Facebook. Por supuesto, nada la preparaba para la triste y dolorosa verdad.

Tras dos años decidió pasarla a una maceta, más linda, y ahí se dio cuenta de la verdad.

«Hoy decidí que era hora de trasplantarla, encontré la maceta más bonita, quedaba perfecta. Voy a sacarla del contenedor de plástico original con el que la compré y vi que la planta era falsa. ¡Puse tanto amor en esta planta! ¡Y es completamente plástico! ¡Le lavaba las hojas! Hice todo lo posible para que se vea perfecta y cuando la saqué vi que tiene una base de poliester y un poco de arena encima», relató indignada.

Lo mejor llegó al final. «Siento que los dos últimos años fueron una mentira», concluyó.

La publicación, en pocos, recibió más de seis mil comentarios y se hizo viral. La planta, desafortunadamente, sigue siendo falsa.

 

Fuente: tn.com.ar

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cuatro =