Después de 14 años de chequeos y radiografías para descubrir qué había estado causando su tos persistente durante los últimos 14 años, una mujer china de 22 años se enteró recientemente de que todo había sido causado por un hueso de pollo.

Los problemas de la mujer comenzaron luego de que sufriera un ataque de tos grave cuando tenía siete u ocho años, y a pesar de numerosas visitas al hospital, nadie pudo detectar ninguna anomalía que pudiera estar causándole una tos incontrolable.

Negándose a simplemente aceptar sus ataques de tos y problemas respiratorios como parte de su vida diaria, la mujer continuó buscando ayuda médica, y fue diagnosticada erróneamente varias veces en el proceso, incluso con bronquiectasia, una condición caracterizada por tos rica en moco debido a vías respiratorias dañadas. Desafortunadamente, después de años de tomar antibióticos para tratar la enfermedad, su condición no había mejorado en absoluto.

Increíblemente, la mujer finalmente descubrió la causa de su molesta tos totalmente por accidente. Había decidido someterse a una cirugía por hiperhidrosis (hiper sudoración), pero los médicos tuvieron que realizar algunas pruebas para asegurarse de que estaba lo suficientemente sana como para ser operada. Fue entonces cuando surgieron sus problemas respiratorios, por lo que Wang Jiyong, Jefe Adjunto de Cirugía Cardiotorácica en el Hospital de Guangzhou, ordenó una serie de tomografías computarizadas.

Las exploraciones revelaron lo que parecía un objeto extraño alojado en el pulmón derecho de la paciente, por lo que el cirujano decidió realizar una broncoscopia para identificarlo. El procedimiento de 30 minutos implicó un tubo con una cámara pequeña y ligera al final que se insertó a través de su boca, bajando por las vías respiratorias hasta llegar a los pulmones.

El médico logró encontrar el misterioso objeto en el pulmón derecho de la mujer, y luego recuperarlo con el broncoscopio. Resultó ser un fragmento de hueso de pollo de unos 2 cm de largo. Al escuchar la noticia, la paciente sorprendida les dijo a los médicos que no tenía idea de cómo el hueso había terminado en su pulmón, pero los médicos dijeron que seguramente fue inhalado por accidente, durante su infancia, probablemente cuando tuvo ese primer ataque de tos que comenzó todo.

 

Fuente: www.periodismo.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 7 =